TODO EN VIVO

LA NOTICIA AL MOMENTO

Hoy es miércoles 7 de septiembre de 2011

19 marzo 2007

Rescatado del infierno




*De la homosexualidad al SIDA
*Y del SIDA a la sanidad total
*Un testimonio vivo del poder de Dios

Primera parte

Por Miguel Gómez-García

La historia de Samuel Velázquez Pérez es una historia cruda, conmovedora, inexplicable, difícil de aceptar, un verdadero reto para el entendimiento humano. Es el reflejo y el resultado de una vida en rebeldía, disoluta, desordenada, anárquica. Una vida dedicada al placer y al disfrute de los deseos carnales.
“Jesucristo me sanó del SIDA y me recató de la homosexualidad y la brujería”, dice nuestro personaje.
Samuel es originario de Nanchital, Veracruz, una porción de tierra ubicada en el sureste de la entidad. Proviene de una familia desintegrada. Su madre una mujer alcohólica que pasaba la mayor parte de su tiempo en bares y cantinas de aquella localidad.
Samuel fue abusado sexualmente a los 8 años de edad, siendo apenas un niño.
Quiso platicarlo a su madre pero nunca tuvo tiempo para escucharlo.
Esta indiferencia hizo que en el corazón de Samuel germinara un terrible odio a su progenitora.
Un día decidió escapar de casa. Se dirigió al municipio de Las Choapas donde deambuló por algún tiempo.
En Las Choapas fue “rescatado” por una mujer dueña de un bar donde fue obligado a prostituirse.
“Me obligaron a vestirme de mujer y me ofrecieron a los borrachos del lugar”.
A los 14 años escapó del bar y se dirigió a Villahermosa Tabasco donde buscó a un familiar pero resultó lo mismo; en esa casa se practicaba la prostitución y se traficaba con drogas.
Para ese entonces el homosexualismo se había apoderado de su vida.
“Recorrí bares y cantinas, comencé a hacer show travestis” , relata.

Samuel reconoce que a pesar de los aplausos, de los placeres que disfrutaba, era más que un infeliz.
Sus actividades las amplió por todo el sur del estado hasta llegar a la ciudad y puerto de Veracruz.
En sus andanzas tuvo la oportunidad de conocer gente de bien que lo invitó a reconsiderar su mala manera de vivir.
“Me hablaban de Jesucristo, me regalaron Biblias, pero las rompía”
Dijo que con los años llegó a entender que desde entonces Dios le tenía preparado algo mejor.
A los 16 años Samuel contrajo el VIH SIDA. Tres años después se fue a la ciudad de México, Distrito Federal.
Se hizo amigos de otros homosexuales quienes vieron en él a un buen prospecto para trabajar en algunos cabaret.
Con el tiempo logró incorporarse al Show de Francis en el teatro Blanquita.
Mientras recuerda estos tristes pasajes de su vida y se ve hoy transformado, exclama: “ Gordo, barrigón y feo pero aquí me tiene mi señor Jesucristo, hecho un hombre porque La Biblia dice: varón y hembra los creó Dios”
Para Samuel lo que pasó en su vida fue fruto de su pecado y tarde o temprano habría de pagarlo, como fue.
En la ciudad de México la maldad se diversificó en su persona. Entró en contacto con una hechicera quien lo invitó a participar en una secta satánica.
Recuerda las palabras de aquella mujer: “Si quieres ser brujo de los buenos yo te voy a ayudar”. Su primera experiencia la vivió en el panteón de Ixtapalapa.
Allí acudieron a obtener huesos de algunos cadáveres para su iniciación en la secta.
“Esa misma noche fui colocado desnudo para que el diablo me poseyera y me transmitiera ciertos poderes necesario para ser brujo”, relata.
Comenta que un requisito para participar es que el iniciado haga la “entrega” del alma de una personas, amigo, amiga o familiar.
Investido como brujo, Samuel viajó a La Venta Tabasco, donde residía su madre. Reconoce que el odio hacía ella se había acentuado.
La sorpresa fue que al llegar se encontró con una mujer transformada. La mujer había dejado el alcoholismo. Se había convertido al evangelio cristiano.
“Hijo que bueno que viniste, he conocido algo mejor que el alcohol; he conocido a Jesucristo de Nazareth”, le dijo la mujer.
En diversas ocasiones lo invitó a acudir a un templo cristiano de aquel lugar pero Samuel se resistió hasta que un día accedió, pero lo hizo en estado de ebriedad.
Recuerda que a pesar de su estado etílico el mensaje del predicador golpeó fuertemente su vida y su alma. Sin embargo no pasó nada. Su maldad había crecido a tal grado que intentó “embrujar” a su propia madre.
En la siguiente entrega, narraremos cómo Samuel Velázquez Pérez retornó a la ciudad de México, se reencontró con el Dios que lo amaba, abandonó el ocultismo pero tuvo que enfrentar el agravamiento de una enfermedad que carcomió su cuerpo y lastimó su alma: El VIH SIDA.

9 comentarios:

maritza dijo...

exelente reportaje, te felicito, me urge localizar a samuel velasquez perez exhomosexual y sanado de sida, ayudame a localizarlo para invitarlo a una gran campaña evangelistica por favor mail maritzza_j@hotmail.com lada 833 2149693

jared_94ka dijo...

me gusto mucho su reportaje somos de una iglesia cristiana llamada petuel y megustaria como localizarlo ledejo mi correo
jared_94ka@hotmail.com

nena dijo...

me gustaria localizar a hermano Samuel Velasquez para que visite panama y pueda constar su testimonio y que muchos que se ecnuentran en la misma situación puedan ser sanado por la sangre de cristo mi email es nena_0416@hotmail.com

nena dijo...

me gustaria localizar a hermano Samuel Velasquez para que visite panama y pueda constar su testimonio y que muchos que se ecnuentran en la misma situación puedan ser sanado por la sangre de cristo mi email es nena_0416@hotmail.com

joxiie dijo...

Este testimonio es algo grande y glorioso gracias a dios. Nuestra iglesia desiaria poder contactar a el hermano samuel mi correo es

Jorona21@gmail.com

israel bleins dijo...

megustaria como localizarlo al hermano zamuel este es mi correo teshca_israel_2103@hotmail.com

Ex-gay dijo...

cel 5517623662 e 5533804257 Samuel Velazquez

Anna Quinones dijo...

Me gustaría poder contactar al hno para invitarlo a mi iglesia. Dios lo bendiga.aqui100983@gmail.com

BELINDA dijo...

Buen dia. Como puedo contactarlo. Mi email es belybel7@gmail.com.